domingo, 1 de diciembre de 2013

Tus ojos brillaban, brillaban como las estrellas esta noche, es imposible decir lo lindo que es verte sonreír
que sonrías con tus ojos, con tus dientes, con tu voz, con tus manos, es tan lindo verte feliz. Y ahora tengo ganas de abrazarte y de que puedas sentir que va a estar todo bien. Porque te quiero de una forma extraña, de esa forma en que se quieren las personas que forman parte de uno.
Porque seguro que venimos del mismo lugar, de la misma fuente. Seguro que vos y yo nos conocemos de algún otro lado, de algún planeta desconocido, dimensión o sueño. Lo sé.



Te quiero tanto. 
Tú lo sientes, ¿verdad? 
No está en las palabras, 
no tiene nada 
que ver con decirlo, 
con buscarle nombres.
Dime que lo sientes,
que no te lo explicas
pero que lo sientes, ahora.
Julio Cortázar.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Podría mirarte y escribir mil poemas, pero es mas fácil besarte, transmitirte todo así, rapido, de una. Dejando que el amor nos atraviese y nuestros labios jueguen. Es porque sos vos. Solo vos, mi amor.
Lloro porque te quiero, porque desbordo de cariño
porque el cuerpo no me alcanza
no soporto
no soporta
tanto quererte
amor que viene de ninguna parte
que llega y viene y se queda
y no se va
y ojalá no se vaya.
Que perdure por la eternidad
que llorare manantiales de sonrisas
y de ojos que dicen te quiero
y de sonrisas y de ojos
que dicen te quiero y te desean feliz.
Lloro porque el amor se me sale por los ojos
por la boca
por las manos
porque la vida es una canción
interminablemente feliz
que no deja de sonar
aunque duermas
aunque te tenga en mis brazos y a veces dudes de mi
a veces yo también lo hago
pero las dudas y los resabios dejan de sonar
en nuestros oídos solo suenan las lágrimas
las lágrimas que desbordan de te quiero

lunes, 14 de octubre de 2013

Los verdaderos responsables de la contaminación del ambiente...¿las vacas y sus gases o los humanos?

El próximo texto que voy a escribir no tiene nada que ver con la temática en general de este blog. No es poesía, ni cuentos, ni música, ni nada personal. Esto lo escribo para meter una opinión diferente a los medios, aunque sea desde este humilde espacio.
Ya hace semanas o días que se viene hablando de los supuestos gases de las vacas que contaminan más que un auto. Se viene "informando" (mas adelante van a saber por qué escribo esa palabra entre comillas) de que sus eructos o flatulencias contienen altos porcentajes de gas metano y que son un  a de las mayores causas de la contaminación de la capa de ozono. Y también se dice, aún mas irónico, que "El sector ganadero genera más gases de efecto invernadero, los cuales al ser medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2) son más altos que los del sector del transporte"

Ahora, ¿cómo podemos sentirnos seguros de que este informe elevado por la FAO (Organización  de Naciones  Unidas para la Agricultura y la Alimentación)  es real? ¿cómo podemos sentirnos seguros de que lo que vemos o leemos en los medios de comunicación no es más que una simple mentira?
Si nos ponemos a analizar, es algo muy fácil desprenderse de la responsabilidad y, si se quiere decir así, de la culpa de la contaminación de nuestro planeta. Es muy fácil decir que las vacas la tienen. Pero nadie se puso a pensar por qué sucede esto.
Para empezar existen mas de mil millones y medio de vacas en el mundo, obviamente utilizadas para el consumo HUMANO y  generan grandes cantidades de dinero a países enteros y  el gran movimiento que tiene actualmente el negocio de la ganadería. Acá ya vemos que nosotros tenemos la mayor parte de la participación del problema ya que si no habría tantas vacas no estaríamos "sufriendo este problema", si los humanos no consumiríamos este alimento de manera exagerada y extremadamente cruel no pasaría. Pero claro, las vacas siguen siendo el problema, ellas son las culpables de todo, ellas tienen la culpa por haber nacido y por tener el organismo que tienen. ¿No?
Después nos encontramos con cómo se las alimenta a estos animales. Podemos observar directamente todos los alimentos industriales, no naturales que existen para alimentarlos. Vemos alimentos alterados genética y químicamente para su mejor rendimiento, mas fertilizantes y pesticidas para eliminar insectos supuestamente  dañinos para los cultivos con los que también se los alimenta. Obviamente, y no es necesario ser un científico para saberlo, que todo esto influye muchísimo a la generación de sus gases con metano y su proceso de digestión en general.
Después nos encontramos con la "solución" que le pudieron encontrar a esto, una especie de mochila que se le pondría en el lomo de las vacas. La solución nunca sería evaluar el consumo de carne ni el desastre que genera la ganadería al medio ambiente, como la tala de bosques enteros para instalar criaderos que ademas de alimentar a animales a base de químicos generaría desastres irreparables para los suelos y obviamente este nuevo problema que se encontró. No, la solución es lastimar a las vacas, instalarles aparatos electrónicos que se introducirían a su cuerpo y le generarían molestias y sufrimiento. Todo, obviamente, para no disminuir las ganancias de dinero que se obtendrían de la industria ganadera.


Ahora nos podemos meter directamente en un tema muchísimo mas complejo que es la mentira del sistema. Las ideas y pensamientos que  nos hacen creer. Por eso mi utilizacion de comillas  en la palabra informar.

Los medios de comunicación no informan, mienten el 99% de las veces. Nos mienten con noticias como estas, nos mienten con la situación del mundo, de la política, de la economía, exageran cada tema y/o noticia que pasa por sus manos, sean un noticiero independiente o del gobierno.
 Un claro ejemplo de las mentiras del gobierno es esto:
http://www.mincyt.gob.ar/casos-modelo/vacas-mochileras-para-combatir-el-cambio-climatico-4935
 Se puede ver que el título es "Vacas mochileras para combatir el cambio climático." Un título que nos hace creer que todo está bien, que es una solución sin efectos secundarios y que es todo color rosa y perfecto, que está todo bajo control, que nuestras amigas las vacas nos ayudaran utilizando esas mochilas porque, obviamente, ellas tienen la culpa y no nosotros.
Podemos ver los noticieros y si investigamos un poco por nuestra cuenta veremos que: a- pasan la mitad de la información. O en otro caso:  b- pasan una mentira.
Podemos detenernos también a analizar cada idea y concepto que nos mete el sistema desde el momento en que nacimos. Son muchisimas, son incontables, y si dedicaramos nuestra vida a analizar cada una veríamos que el mundo está dado vuelta. Que se perdió el respeto por los demás, tanto como humanos, animales y cualquier ser que exista. Se perdió el respeto a nosotros mismos, nos lo hicieron perder.
Ahora vemos a las personas como objetos que deben cumplir con estereotipos inalcanzables, a los animales como simples herramientas para la obtención de alimento, al dinero y a la economía y al sistema capitalista como la única forma de vida que se pueda utilizar. Cuando, en realidad, nada de eso es así.
Cada ser, cada animal por mas pequeño que sea, siente y vive tal y como lo hacemos nosotros. Los estereotipos no existen, son estúpidos, cada persona debería tener una valoración de sí misma, por lo que es en sí, no por su talle de ropa o la forma de su nariz.
El dinero y el trabajo pasaron a formar el primer puesto de una lista inexistente para que la vida de una persona pueda ser plena y llena de felicidad. Pasó a ser algo con lo que no se pueda vivir, una droga. Cegó personas enteras, el poder y el dinero nos volvieron ciegos.
Ahora nos vemos sumergidos en un sistema inhumano, alejado de la naturaleza y del valor de cada ser que camina junto a nosotros por planeta. Ahora nos vemos sumergidos en caos, en inflación, en delitos, asesinatos, en una contaminación prácticamente irreversible del mundo entero, nos vemos sumergidos en un mar de edificios y cemento que nos alejan mas y mas de la naturaleza y de su importancia en nuestra vida. Nos vemos sumergidos en una espesa capa negra que no nos deja ver mas allá...

No estoy diciendo que todas las personas que integran el gobierno sean o piensen así, tampoco digo que todos los noticieros o medios de comunicación en general nos mientan el 100% del tiempo, pero en líneas generales, estas cosas pasan, pasaron  y seguirán pasando si no hacemos algo.
La solución es dejar de pensar tanto en uno mismo, en el bienestar de su frágil y pequeño mundo y empezar a pensar en el bien de todos, refiriéndome a humanos y animales, en el bien de todos los seres que abitamos el mismo planeta. Porque es el único que tenemos, el único que nos dio la vida y nos acoge y nos sigue acogiendo a pesar de todos nuestros errores. El único camino es empezar a hacer notar nuestras voces, las voces de la juventud, las voces de la gente con ideas diferentes. Desprendernos de los viejos ideales y de este sistema que nos está quedando chico y nos está resultando incoherente. Es hora de que evolucionemos, de que al fin decidamos realizar ese paso que tanto nos está costando dar.


Esta es mi voz, mi muy humilde voz, desde un lugar pequeño, en un blog pequeño, proveniente de una persona pequeña, pero que decide hacer un cambio... al menos uno.



martes, 1 de octubre de 2013

Conmigo no escatimaba su ternura; 
tenía un modo de acariciarme, 
de besarme el cuello, de susurrarme 
pequeñas delicias mientras me besaba, 
que, francamente, 
yo salía de allí mareada de felicidad, 
y por qué no decirlo, de deseo



sábado, 14 de septiembre de 2013

Es todo como un sueño, como si nada fuera real. Lo miro y siento que no existe y que no puede existir alguien que yo quiera así en este mundo. Tan irreal, tan onírico. Si esos ojos son reales, si esa piel, si esas manos existen de verdad, son más las ganas que me invaden de querer verlo.
Y pasan los días tan lento y rápido a la vez que se me hace interminable la agonía de sentir sus brazos rodeandome y su voz y eso que lleva adentro que es tan difícil de ver, pero que es lo que me hace sentir más y más amor cada vez. El no poder verlo me mata cada día un poco mas, me come salvajemente  un pedazo del corazón  y después de saber que me quiere, que me ama, que no puede resistir esto sin mí, es cuando me desazo en sollozos. Y el agua cae y cae sobre mi cara y no puedo pararlas, la tristeza me rodea de muros grises y me ilumina con esa luz opaca y oscura que me hace ver todo en blanco y negro.
No, acá no, que nadie me vea.
Y me sumerjo en agua, en la ducha, donde todo es gris y blanco y el agua se transforma en olas de mar saladas y oscuras, donde no puedo ver el fondo ni dónde estoy parada. Y me sumerjo más y más hasta poder escuchar mi corazón que pareciera gritar su nombre cada vez y mis dedos lo piden escandalosamente, mis ojos, mis piernas, mis labios, toda yo lo pide escandalosamente.
Siento el agua caer sobre mi. Sé que lloro, que aún salen lágrimas pero no las distingo de las demás gotas dulces que nada tienen que ver con la tristeza y las pruebo.
Unas saben a nada, a inocencia, a completa neutralidad y otras están cargadas de mí, de tristeza, de abrazos huérfanos, de palabras atragantadas en el corazón y logro convencerlas de volver a entrar.
-Hace mucho que estás ahí, anda saliendo....
No mamá, quiero quedarme acá sumergida en las lágrimas del cielo y yo para siempre. Y para siempre significa hasta que él vuelva, hasta que él logre volver y agarrarme del brazo y abrazarme como dijo que lo iba a hacer y besarme hasta quedar disueltos en el aire. Eso significa para siempre, sólo él, sólo él.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Rojos ojos.


































Allí, en los fríos azulejos de la vida,
hay un pozo, un volcán.
Hay algo esperando por ti, por mi, por todos.
Ajenos a la realidad son tus ojos, tus rojos ojos.

Aquella mirada despreciadora busca carne,
busca sexo, busca roña.
Busca roña consumida en fantasía y fármacos.

Y las sabanas siguen frías,
frías por donde mires.
Dedos y labios morados, piel descubierta, cabello mortífero.

La muerte llegará en vida
para aquellos que no saben hablar.
Y yo seguiré cantando hasta encontrar sentido.
Un volcán, un libro, una guitarra,
allí, donde estan tus rojos ojos.

Inmundo lo falso y la mentira,
inmundo egoísmo y aquello que dicen.
Inmundo odio que siento sin sentido.
Allí, en tus ojos.
Tus bellos rojos ojos.

Porque no sé hablar de otra manera sobre esta presencia.
Pequeña sangre emanada del volcán de entre mis dos interferencias,
que caminan, que aman, que entienden, que golpean.
 Sangre blanca, de la vida, pequeña sangre
de tus rojos ojos.

Y el sol que me golpea la cara,
honorable gladiador del cielo,
quiere hacerme salir.
Saldré a golpes, a gritos y a risas
porque no sé  salir de otra manera.
Es una hoja que se mueve, danzante de la melodía viento.
De tus rojos ojos.

Montaña y transparencia negra,
con sentido nada.
Nada hacedora de favores y promesas rotas,
esa encantadora de todos nosotros.
No sé nada de nacimientos y fecundación,
pero sí de la nada de tus rojos ojos.

Rojos ojos magos de astillas.
Fuego y agua hirviendo entre y por mis venas.
Y qué importa si me ven y me descubren,
ese hueco en mi mente, cuerpo y corazón.
Aquel hueco que no distingo en el tiempo.

Frutos de las rosas que nadie conoce
porque cortan sin piedad ni memoria,
como los pensamientos que inspiran y traen hijos.
Parezco muerta pero solo duermo sobre mi tumba,
por tus rojos ojos que nacen todos los días.

Creyente de las hiervas, religiosa de las nubes,
mente masoquista.
O eso creo.
En busca de compañía que encontré desde que nací.
Allí, en ese volcán burbujeante.

No existe tejido que no pueda ser roto,
a pedazos, a retazos, a cortes.
Rechinan los pétalos de tus dos ojos,
tus dos rojos ojos.
Aquel cielo verde,
bañado en atardeceres,
aquellas caricias huérfanas.
Pasos en la tiniebla, pasos falsos.

sábado, 24 de agosto de 2013

"All the Things You Are" Joni James

EN EL CAMBIO DE CULTURA

Debemos dejar de luchar por estupideces que no le importan a nadie, debemos dejar la estupidez atrás, dejar el consumismo, usar tanto tiempo en el trabajo, para de la vida no tener idea, menos de felicidad. La vida es una verdadera guerra, pero con nosotros mismos, contra toda nuestra vieja y antigua programación.

Saca tu valor para vencer tu orgullo.
Saca tu guerrero interno para luchar contra tu estupidez.
Usa todo tu amor para ser de una vez por todas "LA MEJOR VERSIÓN DE TI MISMO"

- Conciencia Despierta -

sábado, 17 de agosto de 2013

Toallas mojadas arriba de la cama VII

Interferencia.

Los pájaros me hablan de tu ausencia
y te extraño de mil maneras,
aquellos días lejanos quedan atrás,
reviven en grietas y sombras
que han sido mojadas con tus ojos.

Y ese entrañable entorpecer de tus risas y tus palabras
aparece en mis manos cuando finjo tocarte
para darle a este corazón confundido
el inadmisible calor de tu alma
que vuela allí, entre mis ojos.

Esta ausencia me muerde y me carcome
me desalienta y me fatiga
porque faltas y las nubes lo saben.

Sé que te encontraré, que estás bien,
que el brillo de tus ojos sigue intacto
y que la impertinente ausencia
quedará tan profunda en lo nuestro
que no será más
que un ver pasar.
-H.H

martes, 13 de agosto de 2013

Toallas mojadas arriba de la cama VI

El aire pesa y el día tiene gusto amargo, es que faltas vos.. ¿Qué es esto? Me asusto.
Una semana, siete días, una semana de agonía, siete días de agonía. Increíble, faltas y te necesito, creo.
No, no te necesito, sólo quiero saber que estás bien, que no te estás atormentando con  pensamientos otra vez. Me miro en el espejo y me veo sola, ácida, enferma.
Siempre mis finales fueron así, siempre fueron la puerta que se cerró después de haber hecho algo mal, o cometer errores, o aprender, como quieras decirle. Ya no salgo pensando en la hermosa posibilidad de verte, ¿cómo volver a acostumbrarme?
El viento me grita, lo juro, y la luna esa noche, cuántas cosas me decía. Es que faltas vos. Falta ese aroma, esos pasos, ¡oh!. Las calles te extrañan y yo te extraño. ¿Cómo soportarlo? El ruido de esa canilla que gotea, mis pasos en medias sobre los azulejos blancos, el sol que brilla sin compasión, las nubes, los árboles, el chico del auto verde, todos vienen a recordarme tu ausencia. ¿Acaso no saben que la tengo presente desde que desperté? Si a cada respiro, si a cada mirada noto que faltas. Un pedazo desgarrado, arrancado, extirpado de mi fue el que ahora te sigue. Es que faltas vos.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Toallas mojadas arriba de la cama V

Rejuvenece saco de té, luego de estar seco de amor y agua. Rejuvenece. Expándete, deja entrar la humedad, libera eso que llevas dentro y tiñe el mundo de esta taza. Recuerdame el olor que tenías hace años, meses, días, vuelve a sentirte. Descúbrete. Saca todo eso que llevas dentro hasta que no haya más y no exista mas. Retuercete entre mis flacos dedos. Entrégate. Libérate.

martes, 6 de agosto de 2013

Toallas mojadas arriba de la cama IV

Odio el momento en que termina una película y ponen una canción feliz para hacerte sentir mas nostálgica que de costumbre, me dan arcadas, ganas de romper todo. Ese momento en que termina una película o un libro y ya no sabés que hacer de tu vida.
No sé si el odio que puedo llegar a sentir es, en realidad, una forma de amor tan raro y misterioso que genera en mí un sentimiento contrario. Como un auto yendo en contramano. Me encanta ir en contramano.
También me encanta espiar a los vecinos, aunque creo que la palabra espiar es demasiado exagerada. Cuando entran a su casa apago todo lo que hace ruido y escucho sus conversaciones mientras tomo un té. Me gusta saber que hay gente que también tiene problemas.

Toallas mojadas arriba de la cama III

Hoy es como si todo se hubiera parado, como si todo lo que existía ayer para mí era solo una ilusión, un sueño de esos que parecen tan reales.
Hoy no brilla el sol y no me pongo triste ni digo que es un día de mierda, hoy no pienso en las promesas que hice, ni en los planes, ni en las personas que conozco. Hoy mando todo allá, a lo oscuro, a ese rincón que se traga todo y que me encanta, porque sé que nunca vuelven. Hoy escucho Franny Glass pensando en nadie, lo que creía imposible. Paren los autos, sáquenlos, destierrenlos del planeta, saquen los edificios, las licuaduras, las motos, las cortadoras de césped, todas las tijeras y los teléfonos. ¿Alguien podría hacer eso sólo por un día?

sábado, 3 de agosto de 2013

Toallas mojadas arriba de la cama.

Me acuerdo esa vez en que papá me dijo que sienta la música, que vuele entre las nubes, que corra por las montañas, que nade por los mares, que toque el sol y el cielo, que me acueste sobre la nieve, todo con la imaginación mientras escuchaba esa canción. Me transporté, soñé y volé de verdad. Al fin.
Así comenzó todo, así comenzaron las sensaciones que me agarran cada vez que escucho esa música, esos sentimientos. Lloro y no sé por qué.
Él ya no se acuerda de nada, no se acuerda de haberme dicho eso, pero no importa. Cuando el tiempo termine y el fin de su mundo esté cerca él seguirá viviendo dentro de mí, como esas sensaciones, esa música, esas canciones que me llevan lejos de acá. Seguirá viviendo en mi corazón y en mis recuerdos como sonrisas, manos tocando el cielo, su voz y sus ojos transmitiéndome lo que sentía. Él seguirá ahí, en la música y en mis recuerdos, recordándome siempre que a pesar de todo la vida es hermosa y hay algo más, algo más que nos espera después del final.  Él ya no se acuerda de haberme dicho eso, pero no importa.

Toallas mojadas arriba de la cama. II

Él es el principio de un alcohólico y ella arrastra su amor por sobre todas las cosas para lograr amarlo como antes solía hacerlo.
Se va y le dice por qué. No conseguía más resistir todo eso que el traía después de cada noche. Una botella y un vaso en cada mano, toma de ambos sin parar y ella ve todo. Ve como su vida se derrumba poco a poco, ella es los ojos que él todavía no tiene. Es fácil creerse que la vida sigue siendo la misma que cuando tenían 15 años.
La odia por haberse ido, por haberlo dejado solo, no la entiende, dice que se va a matar y que la ama.
Ambos saben que eso no es amor, que necesita ayuda, que no puede seguir así pero se ven arrastrados por una ola de inseguridades y miedos, y las palabras Te Amo que aún no tienen sentido los envuelven más y más dejándolos sin escapatoria.
Y yo escucho todo y deseo que eso nunca me pase a mí, que no caiga en esa trampa del falso amor que te envuelve y no te suelta.

miércoles, 24 de julio de 2013

Un verdadero día de Eugenia Montecristo.

Caminaría hasta la cocina, me quedaría parada hasta escucharlos decir: Qué te pasa? Les diría que nada, no me pasa nada, pero no me creerían, nunca lo hacen, no creen posible el estado completamente neutral de una persona. Caminaría tranquilamente hasta el televisor, esa caja inmunda que no deja de repetir el caso "Angeles". Uno, dos, tres pasos... y un empujón. Un empujón que lo destrozaría todo, desde la pantalla hasta los parlantes. Escucharía a los tres diciéndome que hice y tratarían de agarrarme por el brazo, pero nuca se percatarían de que sería mas rápida y que estaría saliendo corriendo ya por la puerta del frente. Abandonarían la idea de perseguirme a la quinta cuadra. Soy mas rápida papá, ya no me podes ganar como en las carreras que hacíamos a los 10 años. La gente me miraría raro, verían mis lágrimas y mi sonrisa, todo a la vez. No podrían creerlo. Sonrisas y lágrimas. Iría hasta su casa porque el viviría en la misma ciudad. Entraría sin tocar, miraría a su abuela y a su prima con una sonrisa, iría hasta su habitación y nos quedaríamos mirando sin decir nada. Antes de que venga alguien yo cerraría la puerta detrás mío, con llave. El me preguntaría qué pasa y le taparía la boca con un beso. Me tragaría sus preguntas y le metería la lengua. Iría desabotonando uno a uno los botones de su camisa. Pobre, él no entendería nada. Le terminaría de sacar la camisa, la remera y el me miraría estupefacto.*No tengas dudas ni miedos, solo por esta noche*, le diría y me desquitaría de su pantalón. Que bueno si estuviera descalzo. Le tomaría la cara con las manos y lo miraría a los ojos, mis manos recorrerían su pecho. No lo podría creer. Estaría tan excitada. Se escucharían los golpes de su abuela en la puerta. Pobre, estaría tan asustada. Poco a poco, lo acostaría en la cama y me desnudaría por completo. Me tendería arriba suyo y le pediría que me haga lo que imagine que vine a pedirle. Después de eso, de haberlo hecho 63 veces, saldría por la ventana, en  ropa interior, por supuesto. Caminaría hasta la casa de él (no el primer él, el segundo) y le tocaría la puerta, muy educada. Me atendería él y me miraría de arriba abajo, pensaría en sacarme esa ropa y se excitaría pero trataría de disimularlo, muy educado. Le agarraría del cuello de su buzo y le diría que haga lo que quiera hacer. Terminaríamos, estaría muy cansada, me vestiría otra vez para seguir caminando, como si nada hubiera pasado. Iría hasta la chocolatería y robaría muchos de los chocolates que allí fabrican. Kilos y kilos. Nadie se daría cuenta, tendría cara de ángel. Los comería sentada en la plaza, mirando a la gente pasar y al terminar rompería los vidrios de la municipalidad. Allí ya solo me quedarían unas pocas horas para terminar el día así que volvería a la casa del primer él y lo besaría, le diría que lo amo, que me encantó hacerlo 63 veces seguidas y que es el placer mas lindo del mundo haber muerto en sus brazos.Le partiría el corazón.
-Mirá, ya sabes cómo es todo esto. Como soy yo. Lo sabes. No? Sabes que no puedo. Que no entiendo nada,Marcos, no podes enamorarte de mí...

Esos "no podes" que te cagan la vida.

martes, 23 de julio de 2013

No sé si serán las penas del mundo, pero llora. Puede que llore porque se encuentra buscándolo y cada vez al sonar, entre la agilidad de sus dedos, renace la agonía de verlo, de que se le acerque y le hable de su vida, de que aparezca entre la multitud y le pida que toque para él, de que le ruegue que no se separen, que la acompañe a su casa y hagan el amor sabiendo que son el uno para el otro.
Pero ahora sus dedos fríos y blancos lo buscan entre la música. Toca para él, no le importa donde está, pero sabe que las notas volarán como mariposas y encontraran la manera de hacerle saber que ella lo espera allí, sentada, tocando.
Sus manos de mármol, sus ojos tierra, grandes y curiosos, no saben del amor. Cortó sus cabellos, se desterró de ella misma. No puede evitar llorar.
Llora al imaginar, al inspirarse, al amar, al esperar verlo.
Toca para él. Por él.
No sabe de leyes, ni de como hacer el amor, no sabe acerca de besar, ni de vestidos, ni de economía. No entiende el mundo. Se ve alejada, siente que mira todo desde el cielo. Flota. Pero, eso sí, sabe de amar, de tristezas y de lágrimas frías y grises. Sabe lo que lo aflige. Sabe como desnudar a alguien de miedos de una sola mirada, un solo parpadeo mortífero.
Tiene un nudo en la garganta, una piedra, pero sigue.
Camina sola hasta encontrarlo. Le lastima un poco que nadie la entienda.

miércoles, 17 de julio de 2013

Faltas.

El cielo encandila,
la lluvia cae
y nada siento.
Nada tiene sentido sin ti.

Las flores no me hablan mas,
el viento no me cuenta sus secretos,
y la Tierra llora.
Es que nada tiene sentido sin ti.

El resplandor me ciega
y de una sinfonía a otra
todas las personas se parecen a ti.

Sonrío y me sobresalto,
mi corazón vuelve a latir,
creo verte,
y luego, ya nada es igual.
Un error.
Es que nada tiene sentido sin ti.

Sin ti a mi lado, sin ti tomándome la mano,
sin la esperanza de poder verte hoy
el sol lastima, el tiempo corre,
mi corazón, mi pobre corazón, muere,
el mundo se vuelve gris, y la tristeza arrasa con mis sueños.

Trato de encontrarte allí, donde nadie busca,
en los rincones, en los charcos, en la felicidad,
en los pequeños sueños y a mi lado,
pero no estas.
Faltas, faltas tu.


viernes, 5 de julio de 2013

Amor, asesino y madre.

El amor, querido mío, el amor nos lastima. Nos destruye y nos vuelve a parir. Pero no es el nuevo nacimiento lo que duele, sino esa agonizante experiencia de ser asesinada, destruida, revocada de este planeta por el amor. Y ese nuevo nacimiento, querido mío, nos vuelve uno con el universo, y puedes sentir tu voz en las plantas, en el viento, en los ríos. Puedes sentir cuanto te amo.

Otra vez, Alfonsina aparece.

"Cada vez que te dejo retengo en mis ojos el resplandor de tu última mirada.
Y, entonces, corro a encerrarme, apago las luces, evito todo ruido para que nada me robe un átomo de la substancia etérea de tu mirada, su infinita dulzura, su límpida timidez, su fino arrobamiento.
Toda la noche, con la yema rosada de los dedos, acaricio los ojos que te miraron."

No quiero.

"Te amo profundamente y no quiero besarte.
Me basta con verte de cerca, perseguir las curvas que al moverse trazan tus manos, adormecerme en las transparencias de tus ojos, escuchar tu voz, verte caminar, recoger tus frases."  -Alfonsina Storni.

Alfonsina y su maravillosa forma de saber expresar lo que siento en un tiempo pasado, antes de que pase. Adelantarse a los hechos, sentirlos y conocerlos.

Inocencia.

La inocencia en sí misma es pasión. El inocente no tiene dolor, ni sufrimiento, a pesar de haber tenido miles de experiencias. No son las experiencias las que corrompen la mente, sino el rastro que dejan, el residuo, las cicatrices, los recuerdos. Todo esto se acumula, se amontona y entonces empieza el dolor. Este dolor es tiempo. Y donde hay tiempo, no hay inocencia. La pasión no nace del dolor. El dolor es experiencia, experiencia de la vida diaria, de la vida de agonía y de placeres pasajeros, de temores y certezas. Uno no puede escapar de las experiencias, pero no es necesario que éstas arraiguen en la mente. Esas raíces generan problemas, conflictos y lucha constantes. La única salida es que uno muera cada día a todos los ayeres. Solo una mente clara puede ser apasionada; sin pasión, uno no puede ver la brisa entre las hojas, o el reflejo del sol en el agua. Sin pasión no hay amor.

- Boletín 4 de la Krishnamurti Foundation Trust Bulletin, 1969 -

jueves, 4 de julio de 2013

Alfonsina Storni.

"Por sobre todas las cosas, amo tu alma. A través del velo de tu carne la veo brillar en la oscuridad: me envuelve, me transforma, me satura, me hechiza.
Entonces hablo para sentir que existo, porque si no hablara mi lenguaje se paralizaría, mi corazón dejaría de latir, toda yo me secaría deslumbrada."

miércoles, 3 de julio de 2013

¿Por qué?

Hoy vuelvo a escribirte, amor mío.  Dime, ¿por qué yo? Dicen que no se le pregunta por qué al amor, pero lo nuestro es increible. Habiendo tantas oportunidades mejores. ¿Por qué amas lo extraño, lo raro, lo complicado? ¿Por qué si hay tantos mares tranquilos y cristalinos, eliges este, profundo y turbio? La inseguridad me ataca de nuevo. Si la pregunta vendría del sentido contrario, de ti, diría que a estos mares le gustas porque tal vez tu también eres un mar turbulento. Y a estos mares, amor mío, les encanta enturbiarse mas.
Pero, comete el error de compararme por un segundo, y mira, tantos mares a tu alrededor y este aquí, tan distinto, tan solo y tan feliz así. Tal vez creía ser feliz así, pero a este mar turbulento le faltaba aprender más. Y ahí llegas tu, marinero aventurero, con ganas de sumergirte, de arriesgarte. ¡Oh, pero querido marinero, este mar es tan peligroso!
No paro de compararme y de preguntarme por qué. Y esto me hace tan mal, siento que algun día de estos te cansarás de mí, de mis mareas y tormentas, de mis flores y mis arco iris. ¿Por qué me importa tanto el futuro?  Sé que esto no hace bien y lo sigo haciendo. Oh, que mar tan terco.
Este mar se siente tan turbio y tal vez no lo sea. Este mar disfruta de sufrir.
Es que mira lo que causas en mi marinero aventurero, tu y tus ganas de descubrirme. No quisiste dejarme tranquila, con mis tormentas y flores. Mira lo que me has hecho. Me has hecho amarte.

martes, 2 de julio de 2013

Te amo como saben hacerlo los mares.

Hoy, querido mío, te escribo con la mayor sinceridad que puedo llegar a tener. Sin penas, sin etiquetas, sin juzgar nada. Hoy te escribo para hacerte saber lo que no sale por mis labios. Te escribo para que puedas intentar entenderme, comprenderme, así tal vez lo haga yo.
Tengo miedo. Sí. Miedo. Miedo de saber que alguien me quiere, me espera, me desea, me ama. Miedo de vos, que me queres, me esperas cada día, cada segundo, cada minuto, miedo de esto nuevo que está pasando. Te quiero, y no sabes cuanto, pero asusta el saber que no estoy mas sola, que estás siempre ahí, que me amas y que no me vas a fallar. Asusta dejar de ser una niña y experimentar algo nuevo como el amor. Asusta, asusta.
No sé lo que es entrelazar mis dedos con los de otra persona, no sé que textura y sensaciones tienen los labios, ni cuanto calor irradian tus brazos al abrazarlos.
El mundo se para, como ese día en el que intentaste besarme. Todo se paró.
No sé lo que es amar de esa manera, entregarlo todo, dejar todo ser, admito que no lo sé.
¡Admito ser una miedosa y una cobarde! Lo admito, lo grito. Me lo saco de encima. ¡Tengo miedo al dejar todo ser! ¡Basta de mentiras! Me lo admito.
No siempre será así, lo sé.
Tu cuerpo, tu alma, todo tu eres un poema. Un poema que vive en el aire y que lo leo desde que despierto, pero que nunca, por cobardía, me atreví a escribirlo.
Sé que te preguntas por qué te amo. Por qué cariño mío, por qué. Hay tantas respuestas a esa pregunta.
Es sólo tu.
Es tu forma de hablar, de caminar. Tu ternura, tu inocencia, tu sensibilidad. Eres una estrella, fuerte y tierna. Es por la sensación que me invade cuando te veo y digo: Esa persona me ama. Me ama como nunca nadie lo había hecho todavía, y está acá, parado a mi lado. Es por tus ojos, por tu sonrisa, por lo que desprendes de ellos. Y cuando me miras puedo leerte. Dios mío. Puedo sentir cuanto me quieres, esa luz que desprendes. Y es atemorizante, me asusta. Y yo también me pregunto por qué. ¿Por qué yo y no otra?  ¿Por qué decidiste meterte en este mar que soy yo sabiendo que podes ahogarte? Por qué, simplemente por qué. Tengo tantas mareas, tantas tormentas que se avecinan en mis cielos, y vos, marinero aventurero me elegiste. Decidiste navegar en mí.
Asusta, porque es nuevo, que alguien quiera estar a mi lado, sin separarse, que alguien tenga esas ganas irreductibles de abrazarme y besarme. Asusta y yo soy una cobarde.
Una cobarde que insiste en dejar de serlo. Sé que no lo seré para siempre. Puedo dejar de serlo mañana, dentro de un año, el siguiente segundo, quién sabe. Pero dejaré de serlo.
No tendré miedo cuando te recorra con mis manos y mis labios. Tampoco cuando me hables de tus sueños y tus miedos. Sé que no lo tendré mas.
Puedo ser cobarde, miedosa, una inútil, pero, amor mío, soy una cobarde, una miedosa y una inútil que te ama sin limitaciones, sin manuales ni reglas, soy una cobarde, una miedosa y una inútil que tiene ganas de besarte y abrazarte, de que estés a su lado ahora y que al despertar estés allí para poder decirte, de una forma renovada, sin ser cobarde, miedosa o inútil, que te ama. Que te ama como nunca lo había podido imaginar.
Que te amo, que vivo en universos paralelos cuando te acercas, que soy un mar. Pero que te amo, tanto, tanto...  

jueves, 27 de junio de 2013



“Cree estar sola, absoluta 
y deliciosamente sola, y sonríe. 

Ella siempre ha pensado 
que la sonrisa 
más pura nace cuando 
no hay nadie alrededor.
No busca agradar, seducir,
ni cumplir con ningún protocolo;
cuando la sonrisa nace de la soledad,
no está buscando,
sino ha encontrado algo.”
Adelaida Nieto, Olvidando Olvidos.

martes, 25 de junio de 2013

Día 30. Ya lo saben todo.

Hoy, wow, el último día del desafío.
Que loco como pasa el tiempo. Un mes ya. Un mes desde que empecé esto y todavía no puedo creer todas las cosas que pasaron.
Siento que ya me conocen, que ya saben que escribiría hoy, así que, les dejo este hermoso poema en forma de despedida. Pero no voy a desaparecer acá, voy a seguir, siempre sigo.


A la que es demasiado alegre- Charles Baudelaire

Tu cabeza, tu aire, tu gesto
son bellos como un paisaje;
tu risa juega en tus mejillas
como la brisa con el celaje.

Tu paso lento, desganado,
se neutraliza con la salud
de tus brazos y de tu espalda
que van cantando juventud.

Salpicas todos tus vestidos
con tan llamativos colores,
que el espíritu de los poetas
ve en ti un gran ballet de flores.
Tus ropas son como el emblema
de tu corazón alocado;
loca que me haces enloquecer,
por eso mismo yo te he amado.
Alguna vez en un jardín
donde arrastraba mi atonía,
al sol desgarrar mi pecho
he sentido como una ironía.
Y el verdor que exalta la luz
me humillaba de tal manera,
que en una flor he castigado
la insolencia de la primavera.
Así, yo quisiera una noche
a la hora de la voluptuosidad,
ir al tesoro de tu persona,
como un cobarde, en la oscuridad.
Y castigar tu carne loca,
y morder tu garganta redonda,
y en tu flanco maravilloso
hacer una herida larga y honda.
Y, ¡oh voluptuosa dulzura!
a través de esa boca ufana
de su frescura y su belleza,
filtrarte mi veneno, hermana.

lunes, 24 de junio de 2013

Sala de psicopatalogía - Alejandra pizarnik.


Sala de psicopatología

Después de años en Europa
Quiero decir París, Saint-Tropez, Cap
St. Pierre, Provence, Florencia, Siena,
Roma, Capri, Ischia, San Sebastián,
Santillana del Mar, Marbella,
Segovia, Avila, Santiago,
---- y tanto
---- y tanto
---- por no hablar de New York y del West Village con rastros de muchachas estranguladas
---- -quiero que me estrangule un negro –dijo
---- -lo que querés es que te viole –dije (¡oh Sigmund! con vos se acabaron los hombres del mercado matrimonial que frecuenté en las mejores playas de Europa)
y como soy tan inteligente que ya no sirvo para nada,
y como he soñado tanto que ya no soy de este mundo.
aquí estoy, entre las inocentes almas de la sala 18,
persuadiéndome día a día
de que la sala, las almas puras y yo tenemos sentido, tenemos destino,
-una señora originaria del más oscuro barrio de un pueblo que no figura en el mapa dice:
-El doctor me dice que tengo problemas. Yo no sé. Yo tengo algo aquí (se toca las tetas) y unas ganas de llorar que mama mía.
Nietzsche: “Esta noche tendré una madre o dejaré de ser”.
Strindberg: “El sol, madre, el sol”.
P. Éluard: “Hay que pegar a la madre mientras es joven”.
Sí, señora, la madre es un animal carnívoro que ama la vegetación lujuriosa. A la hora que la parió abre las piernas, ignorante del sentido de su posición destinada a dar a luz, a tierra, a fuego, a aire,
pero luego una quiere volver a entrar en esa maldita concha,
después de haber intentado nacerse sola sacando mi cabeza por mi útero
(y como no pude, busco morir y entrar en la pestilente guarida de la oculta ocultadora cuya función es ocultar)
hablo de la concha y hablo de la muerte,
todo es concha, yo he lamido conchas en varios países y sólo sentí orgullo por mi virtuosismo –la mahtma gandhi del lengüeteo, la Einstein de la mineta, la Reich del lengüetazo, la Reik del abrirse camino entre pelos como de rabinos desaseados -¡oh el goce de la roña!
Ustedes, los mediquitos de la 18 son tiernos y hasta besan al leproso, pero
¿se casarían con el leproso?
Un instante de inmersión en lo bajo y en lo oscuro,
sí, de eso son capaces,
pero luego viene la vocecita que acompaña a los jovencitos como ustedes:
-¿Podrías hacer un chiste con todo esto, no?
Y
sí,
aquí en el Pirovano
hay almas que NO SABEN
por qué recibieron la visita de las desgracias.
Pretenden explicaciones lógicas los pobres pobrecitos, quieren que la sala –verdadera pocilga- esté muy limpia, porque la roña les da terror, y el desorden, y la soledad de los días vacíos habitados por antiguos fantasmas emigrantes de las maravillosas e ilícitas pasiones de la infancia.
Oh, he besado tantas pijas para encontrarme de repente en una sala llena de carne de prisión donde las mujeres vienen y van hablando de la mejoría.
Pero
¿qué cosa curar?
Y ¿por dónde empezar a curar?
Es verdad que la psicoterapia en su forma exclusivamente verbal es casi tan bella como el suicidio.
Se habla.
Se amuebla el escenario vacío del silencio.
O, si hay silencio, éste se vuelve mensaje.
-¿Por qué está callada? ¿En qué piensa?
No pienso, al menos no ejecuto lo que llaman pensar. Asisto al inagotable fluir del murmullo. A veces –casi siempre- estoy húmeda. Soy una perra, a pesar de Hegel. Quisiera un tipo con una pija así y cogerme a mí y dármela hasta que acabe viendo curanderos (que sin duda me la chuparán) a fin de que me exorcisen y me procuren una buena frigidez.
Húmeda.
Concha de corazón de la criatura humana,
corazón que es un pequeño bebé inconsolable,
“Como un niño de pecho he acallado mi alma” (Salmo)
Ignoro qué hago en la sala 18 salvo honorarla con mi presencia prestigiosa (si me quisieran un poquito me ayudarían a anularla)
oh no es que quiera coquetear con la muerte
yo quiero solamente poner fin a esta agonía que se vuelve ridícula a fuerza de prolongarse,
(ridículamente te han adornado para este mundo –dice una vida apiadada de mí)
Y
Que te encuentres con vos misma –dijo.
Y yo le dije:
Para reunirme con el migo de conmigo y ser una sola y misma entidad con él tengo que matar al migo para que así se muera el con y, de este modo, anulados los contrarios, la dialéctica supliciante finaliza en la fusión de los contrarios.
El suicidio determina
un cuchillo sin hoja
al que le falta el mango.
Entonces:
adiós sujeto y objeto,
todo se unifica como en otros tiempos, en el jardín de los cuentos para niños lleno de arroyuelos de frescas aguas prenatales,
ese jardín es el centro del mundo, es el lugar de la cita, es el espacio vuelto tiempo y el tiempo vuelto lugar, es el alto momento de la fusión y del encuentro,
fuera del espacio profano en donde el Bien es sinónimo de evolución de sociedades de consumo,
y lejos de enmierdantes simulacros de medir el tiempo mediante relojes, calendarios y demás objetos hostiles,
lejos de las ciudades en las que se compra y se vende (oh, en ese jardín para la niña que fui, la pálida alucinada en los suburbios malsanos por los que erraba del brazo de las sombras: niña, mi querida niña que no has tenido madre -ni padre, es obvio-).
De modo que arrastré mi culo hasta la sala 18,
en la que finjo creer que mi enfermedad de lejanía, de separación de absoluta NO-ALIANZA con Ellos
-Ellos son todos y yo soy yo
finjo, pues, que logro mejorar, finjo creer a estos muchachos de buena voluntad (¡oh, los buenos sentimientos!) me podrán ayudar,
pero a veces –a menudo- los recontraputeo desde mis sombras interiores que estos mediquillos jamás sabrán conocer (la profundidad, cuanto más profunda, más indecible) y los puteo porque evoco a mi amado viejo, el Dr. Pichon R., tan hijo de puta como nunca lo será ninguno de los mediquitos (tan buenos, hélas!) de esta sala,
pero mi viejo se me muere y éstos hablan y, lo peor, éstos tienen cuerpos nuevos, sanos (maldita palabra) en tanto mi viejo agoniza en la miseria por no haber sabido ser una mierda práctico, por haber afrontado el terrible misterio que es la destrucción de un alma, por haber hurgado en lo oculto como un pirata –no poco funesto pues las monedas de oro del inconsciente llevaban carne de ahorcado, y en un recinto lleno de espejos rotos y sal volcada-
viejo remaldito, especie de aborto pestífero de fantasmas sifilíticos, cómo te adoro en tu tortuosidad solamente parecida a la mía,
y cabe decir que siempre desconfié de tu genio (no sos genial; sos un saqueador y un plagiario) y a la vez te confié,
oh, es a vos que mi tesoro fue confiado,
te quiero tanto que mataría a todos estos médicos adolescentes para darte a beber de su sangre y que vos vivas un minuto, un siglo más,
(vos, yo, a quienes la vida no nos merece)

Sala 18
cuando pienso en laborterapia me arrancaría los ojos en una casa en ruinas y me los comería pensando en mis años de escritura continua,
15 ó 20 horas escribiendo sin cesar, aguzada por el demonio de las analogías, tratando de configurar mi atroz materia verbal errante,
porque –oh viejo hermoso Sigmund Freud- la ciencia psicoanalítica se olvidó la llave en algún lado:
abrir se abre
pero ¿cómo cerrar la herida?

El alma sufre sin tregua, sin piedad, y los malos médicos no restañan la herida que supura.
El hombre está herido por una desgarradura que tal vez, o seguramente, le ha causado la vida que nos dan.
“Cambiar la vida” (Marx)
“Cambiar el hombre” (Rimbaud)
Freud:
“La pequeña A. está embellecida por la desobediencia”, (Cartas…)

Freud: poeta trágico. Demasiado enamorado de la poesía clásica. Sin duda muchas claves las extrajo de “los filósofos de la naturaleza”, de los “románticos alemanes” y, sobre todo, de mi amadísimo Lichtenberg, el genial físico y matemático que escribía en su Diario cosas como:
“El le había puesto nombres a sus dos pantuflas”
Algo solo estaba ¿no?
(¡Oh, Lichtenberg, pequeño jorobado, yo te hubiera amado!)
Y a Kierkegaard
Y a Dostoievski
Y sobre todo a Kafka
a quien le pasó lo que a mí, si bien él era púdico y casto
-“¿Qué hice del don del sexo?” –y yo no soy una pajera como no existe otra;
pero le pasó (a Kafka) lo que a mí:
se separó
fue demasiado lejos en la soledad
y supo –tuvo que saber-
que de allí no se vuelve

se alejó –me alejé-
no por desprecio (claro es que nuestro orgullo es infernal)
sino porque una es extranjera
una es de otra parte,
ellos se casan,
procrean,
veranean,
tienen horarios,
no se asustan por la tenebrosa
ambigüedad del lenguaje
(No es lo mismo decir Buenas noches que decir Buenas noches)
El lenguaje
-yo no puedo más,
alma mía, pequeña inexistente,
decidíte;
te las picás o te quedás,
pero no me toques así,
con pavura, con confusión,
o te vas o te las picás,
yo por mi parte, no puedo más.


Alejandra Pizarnik, 1971



Día 29. Permisos.

Hoy me permito volar entre los astros. Me permito seguir la inercia del mundo por un segundo. Me permito estar triste, profundamente triste. Disfrutar de esa tristeza.
Me permito no juzgarme y dejarme ser. Como las mariposas, como los árboles, como el viento, aquellos espectros de ojos profundos que me miran y nos miran, con ojos de amor y paz.
Me permito  soñar y dejar de pertenecer a este mundo, me permito desear sin codicia, sin explicaciones. Solo me permito.
Me permito dejar que los demás me vean. Que me atraviesen el alma con sus miradas cual flechas encendidas de tierra y cielo. Y me permito mirar el horizonte sin saber rumbos ni metas. Estoy aquí para ti.

Me permito todo esto porque mañana será el último día de este desafío. Este desafío que me permitió re-descubrirme, experimentar y volver a nacer. Me lo permito toda la vida.

Día 28. Tu mirada hace imposible el olvido.

Hablemos de esos ojos.
Esos ojos color amanecer que me miran cada tanto.
Y, ¿qué se puede leer en ellos? El mundo, amor mío. El mundo.
Esos ojos donde el futuro no existe. Ni el futuro, ni el pasado. Esos ojos que le sonríen al mundo, y  le lloran también. Son esos ojos de los que me he enamorado.
Hablemos de esa boca.
Esa boca indefinida, soluble. Esa boca que me da ganas de probar y no me atrevo. Es por esa boca que lo dejaría todo. Esa boca que esboza sonrisas tan tuyas, tan puras, tan amanecer. Esa boca que lo dice todo y no dice nada. Esa boca es el mar.
Hablemos de esa voz.
Esa voz definida, madura. Esa voz que me lleva al cielo ida y vuelta. Que me hace estremecer. Esa es la voz que me dice -te quiero- y -espera-.  Es esa la voz que me conduce a lugares sin retorno. Es esa tu voz, amor mío.
Pero lo mas excepcional es como me miras con esos ojos, como me hablas con esa voz, como me besas con esa boca, como somos tu y yo en este mundo.
No existe algo que me haga sentir mejor que tenderme en tus brazos y esperar a que la vida nos abrace.
Tu abrazo matinal me hace falta  en los días grises, esos días que brillan por fuera pero que dentro, muy dentro, se me hacen oscuros y negros. Como me hace falta tu abrazo.
Tu abrazo y tu risa.
Tendida sobre ti, apoyada en tu pecho, me lleno de gloría y de paz. Sé que el mundo es un lugar acogedor en tus brazos. Y tu mirada, cariño, que hace imposible el olvido.

domingo, 23 de junio de 2013

Día 27. Beso inexistente.

Dos, siete. Wow, ya casi llego al final del desafío. Tengo que admitir que me ayudó mucho a tomar la costumbre de escribir mas seguido. Me gusta, me gusta...
Estoy segura de que no voy a poder pasar ni un día sin escribir o publicar algo.
Dos, siete.
Me acuerdo cuando empezaba todo, cuando los primeros días no me imaginaba que iba a pasar lo que pasó, que me lo iba a decir todo!
Wow. Cuantas cosas pueden pasar en un mes. Tantas, tantas.
Todavía no le doy un beso, no. Es la segunda vez que le corro la cara. No sé por qué, simplemente no tengo ganas. O tal vez lo único que tenga sea miedo.

La luna brillaba nueva en su segundo día de invierno. Iluminaba nuestros rostros y de reojo podía espiarte mirándome.
El final del camino. La despedida. La despedida que habías estado esperando, y la que yo estaba tratando de retrasar.
-Bueno-dijiste.
-No vas a intentar nada, no? - y un suspiro me salió del alma mientras miraba hacia arriba, como si eso ayudara. Sabía la respuesta.
-Por qué?
-Porque no...
Suspiramos. Los suspiros podrían reinarnos. Lo hacen.
-Podemos solo irnos? -dije tratando de ocultar mis nervios, mis miedos, tratando de entender cómo podías quererme tanto.
-No... esperá -y me agarraste del brazo. Trataste de detenerme.
-No. Soltame.
-Pero... por qué? No entiendo...
Las palabras no salían de mi boca, lo juro.
-No sé, porque no y listo.
-Pero por qué? Esperá... -otra vez tu mano, mi brazo.
-No, en serio, no.
Te detuviste. Te escuché.
-Bueno - y nunca te había escuchado mas decepcionado. Te fuiste. Te escuché.
Y en todo ese tiempo no te dirigí ni una mirada. Porque no puedo mirarte, no puedo. Y todavía no lo sabes.

Y nuestro beso es inimaginable.  Ese beso que lo sellaría todo todavía no existe. Porque mis miedos todavía me gobiernan. Pero no es tan fácil como dicen o como hacen creer. No sé como actuar frente a situaciones nuevas. Y acá estoy. Tratando de resolverlo todo.

sábado, 22 de junio de 2013

Día 26. Quiero ser completamente libre.

Definitivamente no sirvo para mantenerme atada a ninguna clase de "compromisos". Cuántas veces me voy atrasando con los días en este desafío? Un monton!
Ay, cambios, cambios todo el tiempo.
Me siento salida de una película de los 40. Me corté el pelo, por eso. Antes lo tenía hasta la cintura y que hice? Me lo corté arriba de los hombros. Díganme loca. Desde los 13 años que no me lo cortaba y hoy vi fotos de Alejandra Pizarik, la cual tenía el pelo corto, y dije: Quiero ese corte. Y acá estoy, con el pelo mas corto e irreconocible de toda mi vida.
Mi mamá, obvio, estaba en contra, pero terminó aceptando que era MI pelo, Mi cabeza y que era MI decision cortarmelo.
Lo que pasa es que ella, inconcientemente o no, quiere que siga siendo una nena. Alguien inocente, manejable, alguien que todavía necesite de ella. Y está bien, pero tengo 15 años! Y como este corte me hace mas grande, mas madura, ella siente miedo. O algo parecido. Porque ya no tengo 5 años, tengo 15, ya no necesito tanto de ella. Ya empiezo a tener la necesidad de abrir mis alas y saber quien soy realmente.
Por qué a las mamás les da tanto miedo saber que sus  hijos crecen?
Todos crecemos y cambiamos. Y es algo  raro, muy loco y tal vez es difícil, pero si no es difícil... qué
gracia tiene?


viernes, 21 de junio de 2013

Día 25. Lluvia y error.

Lluvia, llanto de las nubes, del cielo. Llanto que cae sobre mis hombros. Llanto feliz, llanto triste.
Alimento de las almas, mar de los pequeños. Oh, lluvia. Estas ahí y yo estoy aquí y estamos las dos juntas.
Lluvia torrencial, música de gotas, estás tan cerca y no te siento.
Empápame la piel, cámbiame, desnúdame, hazme vivir. Empapame la piel y el alma, el cuerpo y la mente, te quiero gritar. Transfórmame en una laguna. De las pacíficas y profundas, de las agitadas y las bajas, transfórmame. No existen los peros ni los miedos en tu mundo, en mi mundo, en nuestro mundo.
El viento, tu mas fiel aliado. El cielo, tu corcél blanco. Ambos para ti, para mí, para nosotras.
Es que eres tu y yo. Nosotras. Empapémos el mundo, construyamos sonrisas. Lavemos todo y dejémolo todo nuevo. Como cuando naciste y nací y nacímos, todo era nuevo. No existen los peros ni los miedos, y tampoco los errores. Oh, lluvia empapada de lágrimas, qué es el error? El error, amiga mía, es la lección de la que nunca aprendiste.

Día 24. Acá.

Tengo que dejar de pensar tanto. Dejar las cosas pasar, dejarme llevar.
Relajarme de una vez por todas, ser como las plantas y dejar todas mis dudas para poder dar amor sin condición. Porque, qué otra cosa importa si no?
Vivir, sí. Eso es lo que quiero.
Y hoy, no sé si estoy neutral o directamente estoy sin ganas de hacer nada porque recien terminé de comer y comí mucho.
No sé, palabras sueltas o oraciones son mejor.
Ayer estaba triste y no me acuerdo bien por qué. Hay tantas cosas por las que estar triste y tantas cosas por  las que estar feliz. Hay que encontrar el punto medio.
Ayer, pensando en lo insignificante que somos en el Universo, dije: Nada de lo que hagamos importa realmente. Y mi papá me dice: Tenes toda la razón. Nada de lo que hagamos importa realmente, lo que importa es con la intención que lo hagamos.
Y me dejó pensando.
Siempre me deja pensando.
Me dan muchas ganas de viajar, lejos, bien lejos. No sé. Necesito volver a sentir esa euforia, esa adrenalina que sentís cuando no tenes a dónde ir, y lo único que podes hacer es seguir andando, feliz. Una vez que empezás a viajar no podes parar mas.
Y los días se me hacen de pocas palabras.